Durante los meses de octubre y noviembre Adisli ha ofrecido un ciclo de formación tanto al equipo profesional como a las familias de la asociación sobre Apoyo Conductual Positivo (ACP).

A lo largo de 3 sesiones, 2 dirigidas a los profesionales de Adisli y 1 a los familiares, hemos profundizado en esta metodología cuya base es la prevención de los problemas de conducta. A través del análisis y la revisión continua de los apoyos que recibe la persona, el Apoyo Conductual Positivo pretende mejorar la calidad de vida de la propia persona y de su entorno.

El ACP es una metodología orientada a los valores, centrada en el respeto a la dignidad de la persona, de sus preferencias y de sus metas personales, y que se desarrolla a través de planes individualizados.

El ciclo de formación ha sido impartido por Luis Simarro, psicólogo con más de 30 años de experiencia apoyando a personas con discapacidad y a sus familias. Simarro cuenta además con una extensa trayectoria como formador en organizaciones de Plena Inclusión, federación a la que pertenece Adisli.

En la formación dirigida al equipo profesional, los contenidos se han centrado en las características del Apoyo Conductual Positivo; la forma de intervención y uso de la sanción y el castigo; los sesgos en la atribución de responsabilidades en la conducta; la conducta y los resultados personales; así como en el entorno natural y el papel de la familia.

A través de esta formación, los profesionales de Adisli han podido conocer los fundamentos principales del Apoyo Conductual Positivo, reflexionar sobre prácticas coherentes con la orientación a las personas y relacionar intervención, apoyo y calidad de vida.

Por su parte, la formación destinada a las familias de la asociación se ha centrado en explicar la relación entre el conflicto familiar y la conducta de los hijos e hijas; la toma de decisiones, la independencia y el proyecto de vida propio; las emociones típicas en situaciones de tensión; y la gestión y afrontamiento del estrés y la ansiedad.